Esperanza en la vejez

Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

2 Corintios 4:16-18 RV

Por: Sarah Olsen.-

Cuando las personas envejecen, se enfrentan a muchas transiciones en la vida que dan lugar a una sensación de pérdida. Algunos pierden sus capacidades físicas o cognitivas; muchos se enfrentan a la muerte de seres queridos; otros tienen que salir de sus casas; y otros se enfrentan a la dificultad de perder su independencia. Todas, o algunas de estas causas, pueden conducir a una sensación de desesperanza.

Es muy importante desarrollar un sentido de esperanza en el adulto mayor. Esto permitirá mantener una calidad de vida positiva a medida que van avanzando en su edad.

Cada individuo define “esperanza” de manera diferente. Para muchos, su fuente de esperanza es la fe.

Las personas que viven con “esperanza” coinciden en tres cosas: es orientada hacia el futuro, se ocupa de la superación de desafíos y tiene un sentido de positividad.

Ayudar a desarrollar un sentido de esperanza en los adultos mayores se puede lograr en estas seis áreas:

Resiliencia

(capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas). Muchos adultos mayores han pasado por situaciones difíciles en su vida —hambre, hogares perdidos, catástrofes, pérdida de empleos, etc.—. Sin embargo, de alguna manera han superado sus luchas y han aprendido a hacerles frente. Recordando cómo superaron esas situaciones difíciles en el pasado, ayudará a desarrollar un sentido de esperanza para el presente y el futuro.

Sistemas de Apoyo a la Familia

Estar rodeado de gente que amas pue-de proporcionar una gran cantidad de esperanza. Las mejores maneras para recordales que ellos son amados y no están solos son: visitándolos, llamándoles por teléfono o escribiéndoles una carta. Si hay problemas o resentimiento dentro de la familia, trate de encontrar la manera de solucionarlos.

Propósito

Todo el mundo quiere sentir que pertenecen a algo o alguien. Las muchas pérdidas que enfrentan los adultos mayores, especialmente la pérdida de independencia, pueden llevar a alguien a sentir que ya no pertenece o tiene un propósito en su vida. Animarles a encontrar su propósito puede ayudar a aumentar la sensación de esperanza para el futuro.

Humor

Se ha dicho que la risa es la mejor medicina. Los adultos mayores tienen un gran sentido del humor. Bromeando y riendo con ellos puede ayudar a desarrollar sentimientos de esperanza.

Tiempo/Presencia física

Tomarse el tiempo para sentarse con ellos, escuchar lo que tienen que decir, o sostener su mano, pueden dar una sensación de aliento. La esperanza puede ser desarrollada a través de valorar el tiempo y el tacto en la relación.

Comunidad

Fuimos creados para vivir en comunidad, pero muchos adultos mayores a menudo se aíslan (o son aislados). Con recursos de apoyo y cariño por parte de sus familiares, amigos, o grupos comunitarios, pueden ofrecer la esperanza y el aliento que necesitan para hacer frente a las pérdidas que han sufrido.∞

Sara Olsen

Sarah Olsen tiene una maestría en Trabajo Social con acentuación en Geriatría.

El éxito en la familia comienza con el padre

Por: Moisés Gómez

Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.  Mateo 6:5-7 RV

Dios puso al hombre como cabeza del hogar.

Así como el creador nos formó del polvo de la tierra, así nos dio la responsabilidad de cuidar la familia.

Aunque se ha desprestigiado el concepto paternal —puesto que algunas mujeres tienen que desempeñar el papel del padre—, el ser padre es un privilegio y un gran compromiso.

Así como el amor de una madre es irremplazable, el amor paternal también lo es.

El término ‘padre’ es sinónimo de fortaleza, trabajo, sacrificio, provisión, dedicación y entrega, entre muchos otros adjetivos calificativos que se le podrían agregar.

Como dijo Jean Jaques Rosseau, “un buen padre vale por cien maestros”.

En este mes que se celebra a los papás, la revista Sal y Luz los honra con estos pensamientos.∞

Un padre terrenal, teme-roso de Dios, es el reflejo perfecto del padre celestial.

En él debe existir el fruto del espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22 y 23 RV

Actuar con sabiduría en la labor de padre se logra a través de la oración constante y la lectura diaria de la Biblia. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Josué 1:8 RV

Si quiere que sus hijos lo honren, usted debe honrar primero a sus padres; esto es bíblico. “Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios te da.” Deuteronomio 5:16 RV

DISCIPLINE, NO LASTIME…
Como decía ese comercial: cuente hasta diez y respire profundamente.

Hay que saber cuándo es necesaria una llamada de atención y cuándo es prudente un correctivo. Siempre con amor.“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Efesios 6:4 RV

El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día.

“Corona de los viejos son los nietos, y la honra de los hijos, sus padres.” Proverbios 17:6 RV

Como quieres que sean tus hijos de grande, así debes ser tú desde ahora.

Enseña a tus hijos a amar a Dios desde pequeños y, cuando crezcan, honrarán esa enseñanza.

¡Felicidades mamá!

Por: Ofelia Reyes.-

¿Qué llegará a ser éste niño? (Lucas 1:66), se preguntaba la gente con relación al nacimiento de Juan el Bautista, el precursor de Cristo.

La misma pregunta te la puedes hacer tú de ese ser que te hará trascender; de ese pequeño que vie-ne a la imagen de Dios; esa ternurita que te dará las más grandes alegrías y satisfacciones, pero también las más grandes penas y preocupaciones y, por qué no decirlo, también las más grandes culpas por aquello que, andando el tiempo, te das cuenta de lo que pudiste hacer y no hiciste, o por lo que hiciste mal.

De eso ya no hay vuelta atrás, así que empieza a hacer ahora, ‘madrecita’, lo que tienes que hacer.

La madre cristiana tiene un manual de vida del todo confiable, la Palabra de Dios.

Lee en este libro los modelos de madres temerosas de Dios y cómo lograron cincelar en sus hijos  la fe inalterable en Dios que los llevó a ser lo que fueron.

Por eso dice la Biblia: “Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará”. Dice otro pasaje, hablando de Timoteo: “Traigo a la memoria tu fe sincera, la cual animó primero a tu abuela Loida y a tu madre Eunice, y ahora te anima a ti. De eso estoy convencido”.

Timoteo fue colaborador directo del gran apostol Pablo.

En el aspecto eclesiológico se dice que una iglesia sin niños no tiene futuro; y en general cabe citar a Victor Hugo que decía, “el porvenir del mundo duerme en las cunas”.

“El ave canta aunque la rama cruja, como que sabe lo que son sus alas”, escribió el poeta mexicano Salvador Díaz Mirón.

Así la madre puede entonar un canto de alabanza como que sabe en quién está cimentada la fe que junto con su compañero de vida modeló en sus hijos.

Tal fue el caso bíblico de Jocabed, madre de Moisés, quien lo crió en sus primeros años antes de que pasara a vivir en el palacio del Faraón en Egipto (Exodo 2:1-10), como príncipe, hijo de la hija del faraón, rodeado de todo el esplendor propio de un palacio y con su exagerada idolatría —que el escritor español Pedro Juan Berenguer y Morales escribió de ellos: “¡Oh santas gentes que hasta en sus huertos les nacen dioses!”—.

Pero Hebreos 11:25, 26 y 27b dice que “prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado”.

Consideró que el oprobio por causa del Mesias era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa… y que se mantuvo firme como si estuviera viendo al Invisible.

Las madres, aparte de la Biblia, tenemos otra aliada en la bendita y dulce tarea de la maternidad, la oración.

Dice un pensamiento que hace tiempo leí (lamento no recordar la fuente), que dice: “Cuando mis hijos eran pequeños, cada noche me levantaba y los cobijaba con su manto para que no sufrieran frío; pero ahora que ya son grandes y no están conmigo, todas las noches los cobijo con el manto de la oración”.

Intercesora incansable, la madre no sólo ora por sus hijos, sino por su generación, para que todo aquel que nazca y lleve una gota de su sangre sea de CRISTO un seguidor fiel hasta la muerte.

Así que no lamentemos ahora lo de ayer; siempre será tiempo para rectificar; siempre existe una esperanza.

Si el hijo está atrapado en una situación que parece insalvable, no es hora de lamentos, sino de orar y acercarnos “ante el trono de la gracia, donde siempre habrá oportuno socorro”.

Agustín V. Ruiz, en su libro de poemas ‘Arpa sagrada’, termina así su extenso y descriptivo poema ‘Transformación’: “¿Por qué un cambio tan bello? ¿Por qué un cambio tan grande?

“El que ha poco rugía como fiera enjaulada, de rodillas y en llanto pide a Dios implorando que sus multiples culpas por él sean borradas.

“Es que tuvo aquel hombre una heroica madre que con mil amarguras, oraciones y lágrimas pudo al fin conmoverlo y hasta el trono acercarlo, donde el hombre contrito halla célica gracia” (pag. 174).

La oración comprometida de una madre jamás se queda sin respuesta. Así que, alcemos el rostro y disfrutemos nuestro día. Sintámonos mujeres bienaventuradas, que no hay bendición más grande que nos fue dada que la de ser madre, y madre cristiana.

¡Felicidades mamá!∞

Cómo criar niños bilingües

Por: Minda Gómez.-

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus
hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.   Deuteronomio 6:6 y 7

Cada familia elige el lenguaje que se hablará en el hogar, en la calle, con los amigos y en la iglesia.

Si usted habla español y está criando a sus hijos en los Estados Unidos, lo más probable es que sus hijos sean bilingües.

En muchas familias hispanas se puede encontrar que los hijos prefieren hablar el
inglés en lugar del español. Esto se da porque el inglés es el idioma que hablan sus amigos y maestros en la escuela, y está en los libros que leen y en los medios de comunicación que ven y escuchan.

No hay nada de malo en esto. Sin embargo, para muchos estudiantes, mientras más expuestos estén al idioma inglés, más será la pérdida del dominio de su lengua materna.

Como padres, ustedes pueden ayudar a sus hijos a mantener la conexión con su herencia lingüística y su país de origen.

Recuérdele a su hijo que el ser bilingüe es un regalo.

Haga lo que pueda para que el aprendizaje de dos idiomas sea una experiencia positiva para su hijo. Reconozca el esfuerzo extra que su hijo está poniendo para ser bilingüe y recuérdele que esto lo está haciendo más inteligente.

Utilice estas actividades como oportunidades para acercarse más como familia.

Cómo promover el bilingüismo

Estas son algunas maneras que usted puede ayudar a sus hijos a mejorar sus habilidades en español, mientras estimula su crecimiento en inglés.

Hable con su hijo en español. Sea específico. Por ejemplo, si están trabajando en el jardín, hable de los nombres de las herramientas que están utilizando y para qué se utilizan.

Cante con su hijo en español. Enséñele rimas y canciones que usted conoce desde su infancia. Es posible que usted sea la única exposición que su hijo tiene con estos elementos de su país de origen.

Lea con su hijo en español. Si usted no tiene muchos libros, muchas bibliotecas locales ofrecen una gran variedad de libros en español que le pueden prestar para leer en casa.

Para los bebés y niños pequeños, trate de leer con ellos todos los días. Señale y hable acerca de las imágenes, utilice voces divertidas y haga preguntas para que sea una actividad interactiva y divertida.

Para los pequeños en edad preescolar, dé a su hijo la posibilidad de elegir qué libros quiere leer junto a usted. Hable acerca de las partes del libro. Haga preguntas y permita que su niño haga comentarios. Señale con las palabras mientras lee. Lea libros favoritos una y otra vez y deje que su niño le cuente la historia una vez que esté familiarizado con ella.

Para los niños en edad escolar, proporcione algunos libros en español, además de los que están leyendo en inglés. Tomen turnos al leer o anime a su hijo a que le lea a su hermano menor.

Discuta las tareas con su hijo en español. Mientras crezca su hijo, puede presentar dificultades para crear un puente entre sus nuevos conocimientos en inglés y su idioma materno. Sin embargo, aprender a describir los conceptos en español, le ayudarán en aprendizaje del inglés.

Si su niño está leyendo un libro en inglés, pídale que explique la historia en español. Usted puede hacer esto incluso si no habla inglés. Haga preguntas específicas que pongan a su niño a pensar. Puede preguntar sobre el problema y/o solución, o que describa el escenario, o un personaje favorito. ¡Este es un buen ejercicio para el cerebro, que fortalecerá sus habilidades de leer y comprender en ambos idiomas!

Pida a su hijo que explique el contenido que está aprendiendo en la escuela. Sea paciente con su pequeño y ayúdele con el vocabulario si es necesario. Investigue la palabra si ninguno está seguro de cómo decir algo. ¡Tome esto como una oportunidad para que ambos aprendan algo nuevo!

¡Feliz aprendizaje!∞

Minda Gómez tiene una Maestría en las artes de inglés como segundo idioma. Es profesora de inglés en Wilshire Park Elementary School.

¿Sabes qué ven tus hijos en INTERNET?

Por: Moisés Gómez.-

La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas.   Mateo 6:22-23

Sin duda alguna Internet es una herramienta necesaria en este mundo globalizado.

Hoy en día se puede accesar a información de todo el mundo a través de una computadora.

La Internet es un medio con un contenido increíble. En la actualidad, con el uso del ciberespa-cio se puede dar a conocer información de cualquier tipo. En el mundo cristiano, la Internet es usada para compartir el mensaje de salvación a otras personas y para ser de edificación para el cuerpo de Cristo.

Pero también, la Internet presenta muchísimos peligros para sus hijos, y si usted no actúa ahora, tarde o temprano ellos se verán afectados. ∞

Oración:

Es necesario arrodillarse para que el Espíritu Santo proteja a sus hijos.

Restricción:

Utilice los métodos de seguridad que las computadoras ofrecen para evitar ese tipo de páginas.

Supervisión:

Acompañe a su hijo cuando esté navegando por la Internet, así sabrá que usted lo cuida y desea lo mejor para él.

Compromisos:

Utilícelos con sus hijos para el uso de la computadora:
Usaré la computadora en un lugar público de la casa, no en la habitación.
•Nunca daré información personal a nadie sin la aprobación de mis padres.
•No compraré algo por Internet sin su autorización.
•Nunca entraré en un chat sin la aprobación de mis papás.
•No abriré correos electrónicos si no conozco al remitente.
•Cuidaré mi lenguaje.
Si me encuentro por accidente con una imagen pornográfica o violenta, apagaré la computadora y les contaré a mis papás lo que pasó.
Usaré poco tiempo la Internet.
•No usaré la Internet en la casa de mis amigos o en la biblioteca, o solo, sin autorización de mis padres.

PELIGROS

La Internet presenta dos tipos de amenaza para los padres y sus hijos: una virtual y otra real. La amenaza virtual se refiere al daño emocional y espiritual que puede causar la pornografía (incluso la pornografía infantil o violenta, las cuales ni siquiera se venden legalmente en las librerías); la literatura racista y las enseñanzas anti-bíblicas. Muchos padres ignoran que hay peligros muy reales también.
La Internet es utilizada constantemente por abusadores y secuestradores de niños y jóvenes, ladrones en busca de números de tarjetas de crédito, y personas que desean causar destrucción al ofrecer recetas para fabricar drogas o bombas caseras.
Y es tan sencillo ingresar a ese tipo de información. Por ejemplo, su hijo puede encontrarse con material dañino al teclear mal una palabra, una dirección, o haciendo una búsqueda con palabras como “toy, boy, dog”, entre muchas otras.
Además, los productores de la pornografía han adquirido los nombres de sitios que contienen tales marcas infantiles como Pokemon, Disney, Barbie, y otras.

Formando hijos de bien

Por: Redacción.-

Instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de el.  Proverbios 22:6

Uno de los retos más difíciles para los padres es formar hijos de bien, sin embargo, es una de las tareas más gratificantes.
Si bien es cierto los tiempos van cambiando día a día, y con ello, la forma de educar en el hogar. Nunca será igual la manera en que nuestros padres nos criaron y la forma en que nosotros lo hacemos.
Pero aún y cuando el tema de la “formación de los hijos” ha sido estudiado a lo largo de la historia, todas esas síntesis concluyen en cuatro verdades universales que ayudarán a los padres en su labor de formar hijos de bien.

Amor

Este debe ser expresado de manera tangible. No basta con solo decir que amamos a nuestros hijos, tenemos que mostrárselo.
A muchos padres se les dificulta expresar su amor y lo sustituyen con cosas materiales que no satisfacen el afecto que los hijos necesitan.
La ausencia de las muestras de amor de los padres a los hijos pueden acarrear una disfuncionalidad en la familia.
Haz un esfuerzo y llena de abrazos, besos y palabras de amor a tus hijos y ellos te lo agradecerán de grandes.
Recuerda, el amor no tiene sustitutos.

Autoridad

Uno de los temas más polémicos en la actualidad. Pareciera que ahora la autoridad la ejercen los hijos sobre los padres. Lo más triste es que estos patrones se seguirán repitiendo a menos que usted como padre les ponga un “hasta aquí”.
Los hijos deben saber que los padres son la autoridad en la casa y deben obedecerlos en todo momento.
¿Flexibles o rígidos? eso dependerá de las circunstancias y el consentimiento mutuo de los padres.
La regla puede ser de hierro, pero los padres siempre han de mostrar ternura al exigir su cumplimiento, pues ellos saben qué es lo mejor para sus hijos.

Experiencia

Si bien es cierto que ninguno llega sabiendo ser padre, es en el terreno familiar donde comienza a adquirirse.
Probablemente tuviste situaciones amargas con tus padres que no querrás repetir con tus hijos, o bien, momentos maravillosos que desearás poner en práctica siendo padre. Cualquiera que haya sido tu caso, créelo, te armaste de experiencia.

Sabiduría

Significa “conocimiento profundo, razón, criterio, entendimiento y sentido común”.
Lamentablemente se usa muy poco en el entorno familiar ¿por qué?
¿Ha notado que en pleno siglo XXI, aún hay padres sin “conocimiento” incitando “inconscientemente” a los hijos a los vicios y malos hábitos que acarrean desgracias familiares¿
Si este es su caso, lo invito a considerar lo que dijo el Rey Salomón: “Sabiduría ante todo, adquiere sabiduría; y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia”. Proverbios 4:7

Claves para ser una familia feliz

Claves para ser una familia feliz

Por: Redacción.-

¿Estás desesperado por tener una familia feliz y no sabes qué hacer?

Aquí te damos siete claves para mejorar tu relación familiar. No son una formula mágica, pero aplicarlas en casa puede marcar la diferencia.

1. COMPROMISO
La familia fue diseñada por Dios con el fin de ser de apoyo a cada uno de sus miembros y para promover las relaciones y el desarrollo de todos nosotros. Pero lo que más seguridad da a los hijos es ver que sus padres son un equipo. Que están unidos y comprometidos a construir un hogar.
El compromiso también es fidelidad, no sólo sexual, sino en el tiempo y la dedicación a tu esposa e hijos.

2. EL TIEMPO
El tiempo es un bien precioso, y muy escaso. Por eso, el tiempo que dediques a los tuyos mostrará el compromiso que tienes con
ellos. El tiempo es como el aire, hace falta un mínimo para vivir, y la familia sin tiempo para los suyos se va ahogando.

Se hizo una encuesta a mil personas mayo-res de 80 años preguntándoles qué harían ahora que no hicieron durante su vida, y la respuesta que ocupó el segundo lugar en importancia fue: “Pasaría más tiempo con las personas a las que he amado”.

3. COMUNICACIÓN
Dice una cita bíblica: “Todo hombre sea pronto para oír, tardo en hablar, y tardo en airarse”. Pero ¿Cuantas veces nos gritamos en vez de hablar?

La comunicación auténtica y honesta permite que todos expresen cómo se sienten, qué quieren y qué piensan, sin reproches ni críticas.

¿Y qué decir de la intimidad sexual? también es comunicación. Revisa esa área y pregúntate que estás comunicando: amor o egoísmo.

4. AMOR
El amor es lo que mantiene viva una familia. Sin amor un bebé muere, un adolescente se mete en drogas y el matrimonio se convierte en funeraria.

El amor no se “hace”, sino que se vive, se cultiva, se muestra y se expresa de una manera práctica día a día.

5. FE
Los padres que tengan una fe personal y viva en Dios y un hogar en que Él sea el centro tendrán una influencia beneficiosa sobre los hijos, disfrutarán de una mayor seguridad, una sensibilidad por lo no material y una FE auténtica y real.

6. RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS
Dicen que hay tres cosas seguras en esta vida: Impuestos, Muerte y Conflictos.

Afrontemos los problemas con serenidad y de manera constructiva, pensemos que nuestros hijos aprenderán de nosotros a afrontar los conflictos e imitarán lo que vean en casa. ¿Sabes quién sufre más cuando dos elefantes se pelean? La hierba. En cada conflicto matrimonial piensa en tus hijos, porque ellos son los que más pueden sufrir.

7. SERVICIO
La familia no debe ser un lugar de egoísmo, sino un centro de apertura y de ayuda.

Debemos ayudar a otros como familia, porque nadie es tan rico que no necesite ayuda ni tan pobre que no la pueda dar. El propósito de la vida no es vivir para uno mismo, sino poder mirar atrás y ver que has podido ser de ayuda para muchos y has vivido según la voluntad de Dios.