¿Dios creó el Coronavirus?

Por: Luis Bernardo Gómez

Quisiera invitarte a que meditemos en una pregunta que ha inquietado a muchas personas en este tiempo de pandemia, y es:

¿Dios creó al COVID-19? 

Déjame decirte anticipadamente que mi respuesta personal es SÍ. Permíteme explicar el por qué.

Primero. Dice Apocalipsis 4:11b: «…porque tú creaste todas las cosas y por tu voluntad existen».

Segundo. Los científicos han descubierto que en la naturaleza —lo que es la creación de Dios como la conocemos los hijos de Dios—, hay por lo menos cinco mil virus y bacterias diferentes en la tierra, en los animales y en los vegetales; y, aunque hay un debate muy grande entre los científicos si estos virus o bacterias son seres vivos o no, en lo que sí concuerdan es que los virus son parte esencial de lo vivo. Es decir, que son benéficos, sirven para la preservación de la vida e incluso para su evolución global.

Por supuesto que en el pensamiento general existe un gran dilema en si estos virus o bacterias son benéficos o maléficos para la vida humana. Por ejemplo: para muchos, hablar de virus y bacterias es hablar de enfermedad y muerte; y puedes estarte preguntando en este momento: ¿por qué, si Apocalipsis dice que Él creó todas las cosas y por Su voluntad existen, este virus puede ser mortal para el ser humano? Y, seguramente, te está costando trabajo concebir la idea de pensar que Dios pudo haber sido el Creador de dichos virus o bacterias. 

Déjame comentarte algo que puede ayudarnos a entender cómo algo tan benéfico para la vida —como los virus y bacterias—, pueden llegar a ser dañinos e incluso mortales: 

1. Por manipulación. Es decir, que un científico toma un virus de la naturaleza, lo trae al laboratorio, lo combina con otros organismos y lo convierte en mortal. Incluso se ha sabido de personas que usan estos virus para infectar a toda una población. 

2. La segunda razón por la que un virus o bacteria puede llegar a ser mortal para el ser humano es por mutación. Eso quiere decir que el ser humano comienza a convivir con ciertos animales o vegetales, incluso los hace parte de su dieta y entonces el virus que está en ese alimento, en ese animal o en ese vegetal brinca al ser humano y, puesto que Dios no lo diseñó para convivir con ese organismo, entonces el ser humano se ve perjudicado por ese virus o bacteria. 

En un ejemplo burdo, esto es como un toro. Atraviésesele usted a un toro y, aunque el toro no es malo, lo va a atacar por su naturaleza. 

Dios creó los virus y bacterias, pero no los hizo malos, allí están para el equilibrio de la naturaleza; pero, si nosotros nos ponemos enfrente y no tomamos las precauciones de limpiar y desinfectar lo que nos comemos, entonces nos va a perjudicar. Y lo mismo pasa con el ser humano, Dios nos hizo para bendición, y en muchas ocasiones por nuestro pecado terminamos siendo de maldición.

Te invito a glorificar a Dios con nuestras vidas y no lo estemos culpando por algo que Él hizo bueno y que nosotros lo hemos convertido en malo. 

Dios te bendiga. 

El corazón generoso

Basado en 2o de Reyes 4:8-10

Por: Pastora Dora Quirarte

Dice la palabra de Dios que el profeta Eliseo pasaba por Sunem y había allí una mujer importante —en otras palabras: acomodada, prominente, mujer influyente adinerada en su comunidad—, la cual le invitaba insistentemente a que comiese; y cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer. Esta mujer tenía dos cualidades que quisiera resaltar:

  • DISCERNIMIENTO. Dice el segundo libro de Reyes 4:9: «Y ella dijo a su marido: He aquí ahora, yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios». Esto que ella vio en el profeta Eliseo solo Dios pudo habérselo revelado.
  • GENEROSIDAD. En 2o de Reyes 4:10, dice: «Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla, y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él». Es sorprendente que su generosidad fue más allá de simplemente un “invitarle a comer”; hizo que se le construyera un aposento para que el profeta Eliseo se quedara allí cuando pasaba por la ciudad.

La generosidad de la sunamita fue bien vista por Dios a través del profeta Eliseo, al punto que la Biblia, en 2o de Reyes 4:12,14-17, nos relata un suceso sorprendente que deseo transcribir a continuación: 

12«Entonces [Eliseo] dijo a Giezi su criado: Llama a esta sunamita. Y cuando la llamó, vino ella delante de él. 14Y él dijo: ¿Qué, pues, haremos por ella? Y Giezi respondió: He aquí que ella no tiene hijo, y su marido es viejo. 15Dijo entonces: Llámala. Y él la llamó, y ella se paró a la puerta. 16Y él le dijo: El año que viene, por este tiempo, abrazarás un hijo. Y ella dijo: No, señor mío, varón de Dios, no hagas burla de tu sierva. 17Mas la mujer concibió, y dio a luz un hijo el año siguiente, en el tiempo que Eliseo le había dicho.»

El corazón generoso de esta mujer estaba siendo premiada por el único que es incapaz de romper una promesa, Dios. En Hebreos 6:10, nos dice una de las muchas cualidades de Dios: «Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.»

Cuántos de nosotros tenemos que aprender de la sunamita y la forma de tratar al varón de Dios, dándole siempre ese respeto y honra que  la llevaron a ser recompensada con su más grande anhelo: un hijo.

Recuerdo que en 1992 mi esposo y yo vivíamos en la ciudad de Piedras Negras, Coahuila, en México, y en la Iglesia a la que asistíamos llegaban muchos misioneros, evangelistas y pastores, y nosotros siempre nos ofrecíamos para hospedarlos, pues lo considerábamos, y aún lo consideramos, un honor y un privilegio. En ese entonces abrazamos el pasaje de Hebreos 13:2 como nuestro lema: «No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles».

Nunca se me olvida que mi esposo les pedía a estos hombres de Dios, antes de que se fueran a dormir, su traje y sus zapatos. La gran mayoría lo hacían sin preguntar, pero había otros que la curiosidad le ganaba y le preguntaban la razón, a lo que mi esposo les respondía: -«Quiero planchar su traje y bolear sus zapatos».

Amado lector, la generosidad debe ser una cualidad que impere en nuestras vidas. La sunamita deseó honrar al varón de Dios sin esperar nada a cambio; y, sin embargo, Dios la bendijo de una forma sobrenatural. Tarde que temprano Dios nos recompensará como lo hizo con esta mujer de Sunem.Me despido con el pasaje de la primera carta a los Tesalonicenses 5:24, que dice: «FIEL ES EL QUE OS LLAMA, EL CUAL TAMBIÉN LO HARÁ»

Jael, la heroína

Jueces 4:1-21

Por: Pastora Dora Quirarte

Dice la palabra de Dios que cuando muere Josué, el pueblo de Israel comenzó a adorar a ídolos al igual que la gente de Canaán. Tal fue la desobediencia de los israelitas que Jehová dejó que el rey cananeo, Jabín, les causara problemas.

Entonces el pueblo de Israel le suplicó a Jehová que los ayudará y Jehová les dio un nuevo líder llamado Barac. 

Débora envió a llamar a Barac y le dijo:- «¿No te ha mandado Jehová Dios de Israel, diciendo: Ve, junta a tu gente en el monte de Tabor, y toma contigo diez mil hombres de la tribu de Neftalí y de la tribu de Zabulón; y yo atraeré hacia ti al arroyo de Cisón a Sísara, capitán del ejército de Jabín, con sus carros y su ejército, y lo entregaré en tus manos?»

Barac entonces le respondió a Débora: – «Si tú fueres conmigo, yo iré; pero si no fueres conmigo, no iré.» A lo que Débora le dijo: – «iré contigo, pero tienes que saber que tu no matarás a Sísara. Jehová a dicho que una mujer lo matara».

Y Jehová quebrantó a Sísara, a todos sus carros y a todo su ejército a filo de espada delante de Barac; y Sísara descendió del carro y huyó a pie hasta llegar a la tienda de Jael, mujer de Heber Ceneo; y saliendo Jael a recibir a Sísara, le dijo: – «Ven, señor mío, ven a mí, no tengas temor». Y él vino a ella a la tienda, y ella le cubrió con una manta.

Sísara entonces le dijo: – «Te ruego que me des de beber un poco de agua, pues tengo sed». Y ella abrió un odre de leche y le dio de beber y le volvió a cubrir. Y Sísara agregó: – «Estate a la puerta de la tienda; y si alguien viniere, y te preguntare, diciendo: hay aquí alguno? tú le responderás que no»

Sin embargo, Jael tomó una estaca de la tienda, y poniendo un mazo en su mano, se le acercó calladamente y le metió la estaca por las sienes, y la enclavó en la tierra…; y así murió. 

¿Por qué te escribo esto, querido lector? Porque considero que hoy Dios le está hablando a las mujeres que en un determinado momento se han sentido menos o que han pensado que nada bueno saldrá de ellas o que están por allí arrinconadas en su casa diciendo: – «Hasta aquí llegué»; y les dice: – «“¡NO! ¡NO! y ¡NO!” “LEVÁNTATE, RESPLANDECE, porque ha venido tu Luz, y la GLORIA de Jehová ha nacido sobre ti”».

Podría decirse que Jael era un ama de casa, sin ningún tipo de poder ni reconocimiento; y, sin embargo, a Jehová le plació usarla para matar a este hombre llamado Sísara, poderoso en su tiempo.

Así es que mujer, usa lo que tienes: dones, habilidades, talentos, etcétera; Jael usó las suyas — moraba en tiendas así es que estaba acostumbrada a hundir estaca de tienda en el suelo con un martillo—, y se convirtió en la heroína que salvó a Israel de las tropas del rey de Canaán. 

MUJER, despierta y vístete de tu poder y conviértete en una HEROÍNA.

‘PERO YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVA’

(Josué 25:15a)

Por: Pastora Dora Quirarte

Estaba leyendo unas estadísticas que me parecieron muy importante compartirlas en esta ocasión con ustedes:

  • Hay un alza alarmante de mujeres solteras a causa de hombres irresponsables que les cuesta fajarse bien sus pantalones y hacer su papel de padres.
  • El 90 por ciento de los hijos que huyen de su casa carecieron de la figura paterna.
  • Un 85 por ciento de los jóvenes que están actualmente en prisión crecieron sin la figura paterna.
  • Hay un 70 por ciento de criminalidad juvenil donde el padre estuvo ausente.
  • El 63 por ciento de los jóvenes suicidas o deprimidos tuvieron padres ausentes.

Y yo me pregunto: ¿dónde están esos hombres que cumplen promesas? ¿que hablen verdad? ¿que tomen a su esposa e hijos y digan: PERO YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ?. 

En Génesis 6 hay una historia de un hombre llamado Noé que Dios lo llamó a construir un arca y le dijo: «he aquí que yo traigo un diluvio de agua sobre la tierra para destruir toda carne». Nadie creyó a Noé, PERO aunque un pueblo NO le creyó, alguién si escuchó el llamado al arrepentimiento, al llamado de juicio de Dios: su familia —su esposa, sus hijos y sus nueras—. Al principio, Jehová solo hablaba con Noé, pero al final Jehová terminó hablando con sus hijos (Génesis 9:8-9)

En este tiempo se necesitan de muchos Noé que se levanten por sus hijos y les instruyan en el camino de Dios. Y no solo eso, sino que también les enseñen a tener una relación personal con Él y que sepan escuchar su voz.

En esta época que estamos viviendo se necesitan hombres que teman a Jehová y en sus mandamientos se deleiten en gran manera y digan:  «PERO YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ».

El amor de Dios

Por: Pastora Dora Quirarte

Hay cuatro palabras griegas que definen el amor de diferente manera y son:

    1.- Philia o Fileo (del griego φιλíα). Es el afecto por la familia, por los padres, los hermanos, los hijos y los nietos. 

    2.- Storge (en griego στοργή, storgē) Es el afecto natural como el amor de un padre hacia sus hijos y viceversa. Es una forma de amor que busca el compromiso y se desarrolla de forma lenta, basada en el cariño, interés común o amistad. —Wikipedia—

    3.- Eros (en griego antiguo Ἔρως) Es para expresar amor sexual a los sentimientos de excitación que comparten individuos que se sienten físicamente atraídos el uno al otro. El amor Eros, en muchos casos, tiende a no ser a largo plazo.

    4.- Ágape (en griego: ἀγάπη) Es el amor incondicional en que la persona tiene en cuenta solo el bien del ser amado.

    Este último tipo de amor (Ágape) se compara con el amor de DIOS porque se da sin esperar nada a cambio. 

Juan 3:16 dice: «Porque de tal manera amó DIOS al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna».

    DIOS lo dio todo en esa cruz por amor a ti, por a mí, por amor a nosotros; para darnos salvación y vida eterna.

    ¿Qué te quiero decir con esto? Que el amor de DIOS rebasa al amor Fileo, al amor Storge, al amor Eros y aún al amor Ágape, porque no ha habido nadie que iguale o supere el amor de DIOS hacia la humanidad a través des hijo Jesucristo. Su sacrificio no ha sido en vano y sigue transformando vidas, perdonando pecados, limpiando corazones y dando salvación y vida eterna.  Hoy Jesús está tocando la puerta de tu corazón; ¿quieres aceptar a Cristo? Haz esta oración:  – «Jesús, perdona mis pecados. Reconozco que he pecado y hecho lo malo delante de ti. Te recibo en mi corazón como mi único y suficiente salvador. ¡Amén!» 

Conociendo el amor real conforme al corazón del maestro [Jesucristo]

Por: Oscar Olivares.-

Como es bien sabido, hemos sido salvos por gracia; y esto es, que aún sin merecerlo, Dios nos dio la vida eterna.

La gracia, como regalo inmerecido, nos enseña que así como recibimos, así debemos compartir.

Hay un pasaje —que hoy lo dividiré en dos— que cada vez que lo leo me confronta hacia cómo debo guiarme en todo lo que hago. Se encuentra en 1Corintios 13:1-7, y dice:

« Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. »

La segunda parte, del 4-7, me responde a mi pregunta de qué es el amor.

«El Amor:

  • Es sufrido
  • Es benigno
  • No tiene envidia
  • No es jactancioso
  • No se envanece
  • No hace nada indebido
  • No busca lo suyo
  • No se Irrita
  • No guarda rencor
  • No se goza de la injusticia
  • Todo lo sufre
  • Todo lo cree
  • Todo lo soporta
  • Se goza de la verdad
  • Nunca deja de ser
  • Todo lo espera

Y es en este último en el que quiero hacer una pausa y meditar: «Todo lo espera»

¿Qué es eperar? Casi todo el capítulo de Hebreos 9 nos habla sobre este tópico.

El versículo 14 nos habla que limpiará nuestras conciencias de obras que no convienen a nuestra redención y salvación. (A los que obedecen, creen, se sujetan y le siguen en fe).

En el verso 15 nos habla del nuevo pacto, que nos permite tomar y apropiarnos de las riquezas en gloria, desatadas por Jesucristo, a los que creen, se bautizan y le siguen. (Su herencia y victoria compartida).

El verso 22 nos habla que solo con el derramamiento de sangre podían redimirse nuestro pecado —nuestro comportamiento adúltero, engañoso y egoísta en nuestra manera de vivir—, y así alcanzar redención

Los versos 24 y 25 nos habla acerca del sacrificio de Jesús, una vez y para siempre, convirtiéndose en el mediador entre Dios y los hombres y otorgándonos el perdón eterno a todos los que le buscan y creen de todo corazón.

El verso 27 nos dice sobre el gran juicio y que daremos cuenta al creador del estilo de vida llevado. Cabe mencionara que la Biblia nos declara que Jesús es nuestro abogado defensor delante del Padre (juez del universo), y es el único mediador entre Dios y los hombres.

En el versículo 28 la Biblia dice que Cristo vendrá por segunda vez, pero ya no a perdonar pecados o santificar al mundo, sino para redimir a los que le esperan —esto es a los que han creído, obedecido a su llamado y vivido de una manera digna—.

Es por eso que en amor todos podemos esperar. Jesucristo vino a ser el consumador del verdadero amor. Él es el amor que te lleva a una vida hermosa y fructífera en todo lo que realizas.

Por último, no olvidemos lo que nos dice 1Corintios 3:11-

«Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.
Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.
¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.
Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.»        

Querido lector, he deseado escribirle porque es preciso recordarle, recordarnos mejor dicho, que debemos ser obedientes a Dios; pero sobretodo, hacer todas las cosas en amor.

Ya nos dimos cuenta que es importante conocer la verdad, pero es más importante ponerla en práctica. Dios quiere ver nuestras vidas restauradas por el poder de su hijo Jesucristo.

Aunque la salvación es gratuita, no permita que sea menospreciada. Usted y yo y todo el mundo merece ser salvo. Recuerde que «cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.» (Mateo 25:31-34)

¿Usted ya está listo y esperando la segunda venida de Cristo?

Que así sea.