Pasando la prueba, reto de valientes

Por: Edith Soto.-

Bendiciones querido lector.

Hoy me gustaría que juntos escudriñáramos la palabra de Dios y veamos cuál es el motivo de tantas pruebas por las cuales pasamos. Dice Santiago1:2-4 «Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna».

Mira cómo el Señor nos dice que debemos de tener gozo en las pruebas y cómo nos llenamos de tristeza y nos roban la paz; y además nos dice cómo es nuestra Fe en esos momentos y que la prueba produce en nosotros paciencia —algo que muchos carecen—.

¡Wow!

Dios espera que su obra sea completa y perfecta en nosotros. Él prueba nuestra Fe en cada problema para ver qué tanto le creemos, para ver qué tanto dependemos de Él.

1Pedro 1:6-7 dice: «En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo».

Duro, ¿verdad? Es necesario que pasemos por pruebas, sean éstas duras o dolorosas. Pero dice el Señor que sólo es por un poco de tiempo.

Si bien es cierto que Dios permite las pruebas, de algo estoy totalmente segura, saca lo mejor de cada situacion. Por ejemplo, el oro para ver qué tan puro es, lo prueban con fuego. Nosotros somos probados con pruebas, para ver qué tan firmes somos en el Señor. Tenemos un llamado y estamos siendo preparados para tal.

Romanos 8:28 dice: «Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados».

¡Me encanta este pasaje!

NO dice: «a los que creen en Dios», dice: «a los que AMAN a Dios todas las cosas les ayudan para bien». Y, cuando habla sobre TODAS LAS COSAS, se refiere tanto a lo bueno como a todo el dolor, sufrimiento o problema, los cuales nos ayudarán a ser mejores.

Con esto termino.

Lee conmigo 1Pedro 5:10, que dice: «Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca».

¿Qué tal eh? ¿Ahora entiendes por qué son necesarias las pruebas? Un ejemplo más: Los diamantes son las piedras más presiosas y más caras, pero para que brillen tienen que pasar por un proceso donde son lijadas porque su estado normal es sin forma ni brillo. Así somos nosotros, como los diamantes. Los problemas y sufrimientos que padecemos a lo largo de nuestra vida son los que nos moldean, sacando un brillo perfecto y radiante en nosotros. Para ese propósito hemos sido llamados.

Recuerda, LOS RETOS MÁS DIFÍCILES DIOS SE LOS PONE A LOS VERDADEROS VALIENTES.∞

-Publicado en septiembre 2015-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s