Espíritu de mentira

Por: Aridait Candanoza.-

La mentira confunde, desvía, enreda y mata. No la admitas en tu corazón y no la publiques con tu lengua

Cuando Acab invitó a Josafat para que lo ayudara a recuperar la ciudad de Ramot de Galaad (la que había sido tomada por los sirios), Josafat le sugirió que antes de enfrentar la batalla primero consultaran la Palabra de Jehová. Y para ello, Acab consultó sus profetas, los cuales profetizaban (todos) diciendo: «Sube y serás prosperado».

No perdamos de vista que esos profetas estaban al servicio de Acab. A él le gustaba escucharlos porque ellos «le endulzaban el oído». Siempre le profetizaban «cosas buenas».

Estos profetas, aunque procedían de la Escuela Profética de Elías, se habían corrompido por la influencia de Jezabel.

Josafat pudo discernir el problema y preguntó: -«¿Hay aún aquí algún profeta de Jehová por el cual consultemos?(1Reyes 22:7), a lo que Acab respondió: -«Aún hay un varón por el cual podríamos consultar a Jehová, Micaías hijo de Imla; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza bien, sino solamente mal.».(v.8)

Como quiera que sea, lo trajeron. Al llegar con Acab, Micaías le contó una visión que había tenido, la que describe así: -«Yo vi a todo Israel esparcido por los montes, como ovejas que no tienen pastor, y Jehová dijo: «estos no tienen señor; vuélvase cada uno a su casa en paz».(v.17)

Entonces el rey de Israel dijo a Josafat, «¿no te lo había yo dicho? Ninguna cosa buena profetiza él acerca de mí, sino solamente mal»(v.18)

Entonces Micaías le dijo: -«Oye, pues, palabra de Jehová: “Yo vi a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba junto a él, a su derecha y a su izquierda”. Y Jehová dijo: ¿Quién inducirá a Acab, para que suba y caiga en Ramot de Galaad? Y uno decía de una manera, y otro decía de otra. Y salió un espíritu y se puso delante de Jehová, y dijo: -“Yo le induciré”. Y Jehová le dijo: -“¿De qué manera?” El dijo: – “Yo saldré, y seré espíritu de mentira en boca de todos sus profetas”. Y él dijo: -“Le inducirás, y aun lo conseguirás; ve, pues, y hazlo así”».(v.19-22)

Finalmente, el espíritu de mentira logró su objetivo: indujo a Acab y lo arrastró a la muerte(v.32-37). En 1Reyes 21:25-26 se nos aclara que Acab se vendió para hacer lo malo ante los ojos de Jehová y que fue en gran manera abominable caminando en pos de los ídolos, lo cual es el ambiente perfecto para que el espíritu de mentira pueda hacer lo que quiera.

Así que, amados hermanos, si no queremos que la mentira nos arrastre a la muerte, desechemos la idolatría y no nos vendamos para hacer lo malo. En Ezequiel 14:1-11 se nos advierte que cualquiera que pone a sus ídolos en el corazón y viene a consultar a los profetas, Jehová le responderá conforme a la multitud de sus ídolos. En otras palabras, el idólatra escuchará lo que él quiere oír, pero al no ser la verdad, es arrastrado a la muerte.

Así que, no nos engañemos. Es mejor recibir la corrección aunque nos duela. La mentira confunde, desvía, enreda y mata. No la admitas en tu corazón y no la publiques con tu lengua.∞

-Publicado en agosto 2015-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s