Agosto 2015

Por: Moisés Gómez.-

Estaba un día trabajando en la edición de la revista después de haber regresado del viaje misionero de la iglesia donde mi esposa y yo somos miembros, y ya recuperado de mi cirugía de vesícula, cuando de pronto recibo una llamada telefónica. Era Víctor Morelos, integrante de la banda Revosiete y organizador del congreso distrital de jóvenes de las Asambleas de Dios.

El motivo de la llamada era para decirme que estaban listos para el evento y que me tenían listo un salón por si deseaba entrevistar a los invitados al congreso, muy en particular al pastor choco.

-«¿A uno de los 100 hombres más influyentes en el mundo[según la revista TIME]?», dije yo.

-«Sí», me dijo Víctor.

No cabía en mi asombro de poder conversar con este hombre de Dios que ha hecho infinidad de cosas en favor de los marginados en la ciudad de Chicago, así es que accedí de inmediato.

Me preparé para la entrevista. Mi amigo Wilmar Delgado me acompañó para prepara todo el set, tomar fotografías y grabar la charla.

«Comienzas a las 8pm», me dijeron. «Cinco minutos tendrás con el pastor choco, después cinco minutos con Miel San Marcos, luego cinco minutos con Danny Flores y al final cinco minutos con FreeWorship, porque a las 8:30pm comenzamos el concierto», aclararon.

Pero, no se hizo como estaba planeado.

Pastor Choco estaba cenando, Miel San Marcos aún no llegaba al recinto y Danny Flores estaba dirigiendo el congreso. Así es que sólo pude entrevistar a la banda FreeWorship antes del concierto.

Inició el concierto. Wilmar y yo comenzamos a tomar fotografías de Miel San Marcos y los asistentes. El tiempo pasaba y aún no tenía noticias de la entrevista con el pastor Choco. De pronto, Víctor se me acercó y me dijo: -«ya está listo el pastor para la entrevista». Dejamos lo que estábamos haciendo y corrimos al salón para conversar con este personaje puertorriqueño.

Los cinco se tornaron en una interesantísima charla de 40 minutos. La conversación giró en torno a cómo Dios ha usado este hombre para su Gloria.

Había valido la pena la espera. Terminamos la entrevista, volvimos al concierto y cuando ya finalizó todo, tuve mis cinco minutos con Miel San Marcos y mis cinco minutos con Danny Flores.

¡Vaya privilegio!∞

Moisés Gómez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s