Marzo 2015

Por: Moisés Gómez.-

¿Has escuchado el término «Diocidencias»? Es una palabra compuesta entre Dios y coincidencia y es muy utilizada entre los cristianos para referirse a que en Dios las cosas no suceden por coincidencia, sino por su perfecta voluntad.

Y hago mención a este término porque estaba un día revisando mi agenda teléfonica y Dios puso en mi corazón marcarle al pastor Milton Jones. Resulta que este pastor afiliado a las iglesias del Nazareno se le quemó su casa en plena madrugada  mientras todos dormían. Gracias a Dios que no hubo pérdidas humanas. Hoy ya disfrutan de un nuevo hogar que el seguro cubrió.

Fue muy grato escuchar al pastor contarme la historia de cómo Dios le ha mostrado su amor a través de la ayuda de hermanos en Cristo, así como de las llamadas de apoyo que ha recibido en el momento exacto. ¡Bendita «Diocidencia»!

Te comparto otra. Me habló una hermana en Cristo —a quien llamaré Liz— que asiste a una iglesia en Apple Valley, pidiéndome el favor de que si alguien en Ciudad Acuña, Coahuila, México, podía ir a visitar a su tía [Sonia] que estaba muy enferma y que aún no tenía un encuentro con Jesús. Resulta que mi mamá vive en esa ciudad, así es que ella pudo hablar por teléfono para pedir permiso de visitar a la enfermita.

Sin embargo, lo intentos fueron fallidos porque el esposo de Sonia pidió que no se aceptaban visitas porque la mayor parte del día la señora se la pasaba sedada. Parecía que todo había terminado, pero no era así. En un último intento por buscar la manera de presentarle el plan de salvación, mi mamá volvió a marcar y le contestó una de las sirvientas de la casa, quien resultó ser cristiana y que ya tenía algunos años trabajando para esa familia. Así es que mi mamá le recordó la importancia que era presentarle el plan de salvación a la tía de Liz.

Finalmente, la salvación se encontraba dentro de la misma casa. A la señora Sonia tuvieron que
operarla de emergencia y, antes de morir, la hermana Liz me comentó que llegó un grupo de cristianos al hospital a orar por ella y a presentarle el plan de salvación a su tía, quien escuchó de manera conciente el mensaje de la cruz y muy seguramente aceptó a Cristo en su corazón.

¡Benditas Diocidencias!

Que disfrutes de esta edición.

En Cristo, Moisés Gómez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s