Un llamado a la unidad

Por: Pastora Dora Quirarte

La oración mensual de pastores está por cumplir una década y, a través de los años y las reuniones de cada primer sábado de mes, hemos construido lazos de amistad, de cariño y de aprecio en medio de las diferencias que existen en cada uno de nosotros. Dichos lazos son los que han quedado sellados en nuestra mente y corazón y los cuales nos animan a seguir luchando arduamente para que no se extingan.

Como latinos que somos, reunirnos en persona es primordial; sin embargo, en el 2020, la pandemia del Covid 19 hizo que la humanidad entera se replegara en sus casas, aislándonos de todo contacto físico con la familia y amigos; en las escuelas, negocios, hospitales, iglesias y en nuestra reunión mensual de oración de pastores. Por mi mente se infiltró la idea de que todo el esfuerzo por conservar la unidad pastoral había llegado su fin; pero qué equivocada estaba. Después de casi un año de no reunirnos en persona —y algunas veces en línea—, la reunión de oración dio un giro inesperado y poco a poco fuimos avanzando, al grado de tener una convivencia como hace mucho tiempo no la habíamos tenido, adorando juntos a Dios a través de la alabanza y la oración y compartiendo el pan con alegría y paz en nuestro corazón.

Milagrosamente, el anhelo por mantener este afluente de unidad seguía vivo y el deseo de afecto, cariño y respeto entre pastores seguía intacto, a pesar de los estragos causados por el virus. Creo firmemente que el amor de Dios y la unidad del cuerpo de Cristo pudieron mas que cualquier otra circunstancia adversa y eso logró que la reunión mensual de oración pastoral no muriera.

Querido consiervo ¡anímate! No todo se ha acabado. Recuerda lo que dice 1 de Corintios 13:13 «y ahora permanece la fe, la esperanza y el amor, pero el mayor de ellos es el amor».

Te invito a que sigamos unánimes y en un mismo sentir, deseando el bienestar de nuestro hermano en Cristo y colega en el ministerio; anhelando la unidad pastoral y apoyando esta reunión que ha sido para muchos, me incluyo, un bálsamo de paz y tranquilidad en medio de la tempestad y un lugar donde los lazos de amistad comienzan a entrelazarse.

Amados hermanos de milicia, edifiquemos juntos en hermandad y unidad como nuestro Padre Celestial nos lo ha dicho, llevándonos  de gloria en gloria y de triunfo en triunfo.

«Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo» (Filipenses 1:6)

Con amor: Dora Quirarte

Un comentario en “Un llamado a la unidad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s