La ofrenda que agrada a Dios

Génesis 4:1-7

Por Dora Quirarte:

Dice la palabra de Dios que conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín; después dio a luz a Abel. 

Abel fue pastor de ovejas y Caín fue labrador de la tierra. Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová y Abel trajo también, de los primogénitos de sus ovejas, lo más gordo de ellas; y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda, pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya.     

Dios no hizo excepción de personas en estos dos hermanos. Tampoco despreció la ofrenda de Caín y estimó la ofrenda de Abel; solo no le agradó la ofrenda. Lo que Dios está tratando de enseñarnos no es el cuál de la ofrenda, sino el cómo. Es decir, Jehová miró con agrado la ofrenda de Abel porque era lo primero, era algo dedicado, era algo separado, era algo que Abel había invertido tiempo y dedicación. 

Haciendo una paráfrasis de la historia, Abel escogió la ovejita más tierna, la más pura; y la cuidó, la alimentó con mucho cuidado para luego traerla como ofrenda a Jehová. En cambio, Caín solo recogió la cosecha sin tomar en cuenta que se asegurara que fuera la primera que había sembrado, lo más apetecible a los ojos, lo que no estaba dañado, etc.

La historia tiene un desenlace fatal. Dice la Biblia que Caín se llenó de envidia y celos al ver que Jehová había visto con agrado la ofrenda de su hermano Abel; entonces en el capítulo cuatro, versículo ocho, del libro de Génesis, nos relata lo sucedido: «Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató».

Esta historia tiene varias enseñanzas poderosas, pero me gustaría centrarme en una en particular que considero pertinente compartir: debemos cuidar que la envidia y los celos no tomen control de nuestro corazón porque poco a poco podrían matarnos sin darnos cuenta.

El Dr. Moody decía en una de sus Anécdotas que «había dos águilas. Una de ellas podía volar más alto que su compañera y a esta eso no le gustaba nada. Entonces, la menos capaz habló un día con un tirador y le pidió que derribara a su rival. El tirador le dijo que lo haría si tuviese plumas adecuadas para sus flechas. Entonces el águila arrancó dos plumas de sus alas y se las entregó. El cazador disparó sus flechas, pero no alcanzaron al águila, que volaba demasiado alto. La compañera envidiosa siguió arrancándose las plumas hasta que al fin se sacó tantas que no pudo volar, y el cazador la mató». Al final de la anécdota dice el Dr. Moody: «Mi amigo, si sufres de envidia, la única persona a quien harás daño es a ti mismo».

Me gustaría cerrar, querido lector, recordándote entonces que la ofrenda que agrada a Dios es la primera; la pura; la que sale del corazón —donde no hay lugar para los celos, ni para la envidia—; la dedicada y apartada para el Rey de reyes y Señor de señores.

Los invito a que a la hora de dar algo a Dios, le demos lo PRIMERO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s