Dios ama a los inmigrantes

Por: Pastora Zaira Rivera.-

Decidí escribir este artículo porque deseo hablar de mi experiencia con los inmigrantes.
En el año 2002 llegamos al estado de Minnesota para ser pastores de Ministerios Internaciones Ríos de Agua Viva. Durante todos estos años que hemos servido en esta congregación hemos trabajado con inmigrantes de diferentes países; personas buenas, trabajadoras, que indudablemente aman a su familia y, sobre todo, aman a Dios.

Siento un gran dolor en mi corazón al ver cómo algunas personas no entienden la triste situación que atraviesan los inmigrantes y por dicha razón son crueles y abusivos con ellos, solamente por el hecho de no tener una ciudadanía americana. Parece que han olvidado que para Dios todos tenemos el mismo valor. Otros, simplemente ya no recuerdan cómo llegaron a este país —del mismo modo en como han entrado muchos: de forma indocumentada— y hoy, al tener sus documentos legales, abusan y menosprecian a sus paisanos, apoyando las deportaciones masivas y la separación de las familias. ¡NO SE LES OLVIDE DE DÓNDE VIENEN!

La vida de los inmigrantes no es fácil. Un día se despidieron de sus familias en sus países, comenzando un viaje incierto, caminando por el desierto largos días, faltándoles el agua y la comida. Lamentablemente muchos mueren en la travesía, muchas mujeres son abusadas sexualmente; y todo esto solamente por buscar un mejor futuro para sus familias. Mis respetos para los inmigrantes que llegan a este país e inmediatamente comienzan a trabajar en empleos muy duros para mantenerse ellos y así enviar dinero a sus familias en sus países de origen.

Indudablemente los inmigrantes aportan enormemente a la economía de este país y son personas que también tienen derechos; son gente esforzada, trabajadora y valiente.

Para aquellos que piensan que deben ser deportados, no olviden que la Biblia nos habla acerca de Rut la Moabita. Ella no tenía derecho de vivir en Belén. Llegó allí como extranjera y comenzó a trabajar arduamente en los campos de Moab. Indudablemente Dios la llenó de gracia y posteriormente Rut llegó a ser la esposa de Booz, madre de Obed y bisabuela del Rey David. Dios la posicionó y bendijo a Rut siendo ella extranjera.

Doy gracias a Dios por permitirme trabajar con los inmigrantes. Para mí son personas excelentes, gente extraordinaria que tienen muchísimo valor y merecen nuestro respeto. Durante estos 17 años los he aprendido a amar, a conocerlos e identificarme con sus necesidades. Puedo decir con toda certeza que no los cambio por nada.

Concluyo diciendo que mi esposo y yo amamos a los inmigrantes; y estamos agradecidos con Dios por permitirnos ser los pastores de Ministerios Internacionales Ríos de Agua Viva, una iglesia compuesta en su mayoría por hermanos inmigrantes que aman y sirven a Dios con pasión. Estamos comprometidos con ustedes al 💯 %. Me gozo al ver cómo Dios los ha bendecido y les ha permitido superarse. Seguiremos trabajando y apoyando a nuestros hermanos inmigrantes y orando para que aprueben leyes que favorezcan a los inmigrantes. Así será en el nombre de Jesús. 🙏🏼

Con amor: Pastora Zaira Rivera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s